Lunes, 19-02-2018 Mayte Bonilla Castro

Hoy tenemos que agradecer su visita a nuestra web a la escritora Paz Castelló, autora de novelas como “La muerte del 9” o “Mi nombre escrito en la puerta de un váter”. Además es la ganadora del galardón Letras del Mediterráneo 2018 con “Dieciocho meses y un día”.

Una buena parte de tu trayectoria profesional se ha desarrollado en la radio, ¿por qué un día lanzarse a escribir un libro?

Yo escribo desde siempre. Todavía conservo diarios de cuando era muy pequeña, donde plasmaba mis pensamientos, mi forma de ver el mundo. Tengo incluso poemarios de cuando era niña. Así que escribir ha sido mi forma natural de comunicarme y de entenderme a mí misma.  No fue hasta 2009 cuando me lancé a hacer realidad lo que siempre había pensado hacer, escribir novela, pero para lo que no encontraba el momento. Escribir una novela requiere un trabajo concienzudo y dedicarle mucho tiempo. Tuve un paréntesis profesional en 2009 y entendí que era el momento oportuno para sumergirme en la aventura.

Paz roja mano
Paz Castelló

-Los escritores que empiezan se encuentran con muchas dificultades a la hora de publicar, porque las grandes editoriales no suelen hacerles caso. ¿Cual es tu experiencia?

Llevo 9 años en esto del mundo editorial y he sufrido en mis propias carnes lo invisibles que somos, para las grandes editoriales, los escritores sin proyección mediática. Los primeros seis años resultaron ser una travesía en el desierto, con muchos momentos de desaliento. Cuando recibía una respuesta de una editorial , cosa que no siempre ocurría porque la mayoría de las veces te ignoran, era para rechazar mi manuscrito. Pero siempre creí en mi trabajo y tenía clarísima mi meta, así que cuando desfallecía, me sacudía el polvo y volvía a escribir. Fruto de esa experiencia escribí “Mi nombre escrito en la puerta de un váter” (Umbriel 2017), que paradójicamente fue la novela que me abrió la puerta de mi carrera profesional como escritora. Es una novela muy crítica con el sector editorial y la falta de oportunidades para su protagonista, un escritor con talento que se ve obligado a escribir como “negro” para un presentador de televisión.

-¿Qué opinión te merecen las editoriales tradicionales?

Hay de todo como en todos los sectores y generalizar siempre es injusto. Al final depende mucho de las personas que están en determinados puestos, que en sus manos está o no actuar de una u otra manera. Creo que está algo despersonalizado.  La industria editorial está para ganar dinero. Todas las empresas lo están, pero hay que tener claro que el producto debe ser la buena literatura. Teniendo clara esa premisa creo que se deberían cambiar algunas cosas. Y te lo digo yo que vengo del mundo del marketing y la comunicación. Como yo siempre digo: convierte a un escritor en un producto pero no intentes convertir a un producto en un escritor.

-¿Qué consejo podrías darle a quién empieza a intentar publicar?

Por mi experiencia creo que escribir teniendo como meta publicar es un error. La publicación llegará si tiene que llegar. Además hay muchas otras maneras de llegar a los lectores, tan válidas como publicar a través de una editorial tradicional. Si el fin es publicar, mi consejo es que no escribas. La esencia de la escritura debería ser disfrutar y sentir cada una de las palabras. Yo he aprendido la lección por mi propia experiencia, así que sé de lo que hablo.

-Acabas de ganar el galardón Letras del Mediterráneo 2018 con la novela “Dieciocho meses y un día”, que ha salido a la venta el 5 de febrero. Después de esto, ¿cuales son tus proyectos más inmediatos?

Enfoco mi vida a intentar ser lo más feliz posible. Escribir me hace feliz, así que continúo apostando por ese camino, con trabajo y tesón.

Anuncios